El Comité Sectorial de Movilidad de Sucre recoge entre sus conclusiones la necesidad del enfoque de género en las políticas de transporte público

 

Madrid/Sucre, 26 de junio de 2018 (ANCI).- Este martes ha finalizado en Sucre el III Comité Sectorial Movilidad Urbana de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), una cita en la que han participado 13 ciudades de la organización y representantes de la Unión Internacional de Transporte Público (UITP).

Tras dos días de reunión, además de las conclusiones del Comité, las ciudades participantes han acogido la iniciativa de la UITP de poner en marcha, a través del convenio suscrito con la UCCI, un Observatorio de Movilidad Urbana en el que se recojan datos sobre la materia en las 29 urbes que componen la UCCI. El objetivo del proyecto es, según recoge el acta de conclusiones del Comité, que  “además de recoger indicadores básicos de ciudad y territorio se incluya oferta y demanda de infraestructura y servicios de transporte, financiación, política tarifaria, etc. El Observatorio abordaría anualmente una temática de actualidad incorporando artículos de distintas ciudades y recomendaciones conjuntas”.

Asimismo, las urbes participantes en el Comité han valorado positivamente la posibilidad de adherirse a la ‘Comunidad de Champions en Movilidad’, una iniciativa de la UITP y de CGLU para trabajar en distintos aspectos de la materia. “Dicha adhesión se deberá formalizar por cada una de las ciudades interesadas”, señala el documento de cierre del Comité.

Por otro lado, entre las nueve conclusiones del III Comité Sectorial de Movilidad, destaca el consenso entre las ciudades participantes en dar cumplimiento a nivel local de la meta número dos del Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 (Ciudades y Comunidades Sostenibles).

En ese sentido, uno de los puntos que recoge la meta señalada es la incorporación del enfoque de género a la hora de elaborar las políticas de transporte público. De hecho, la UITP lanzó el pasado marzo una campaña mundial por la equidad de género en el transporte público para erradicar los problemas a los que se enfrentan las mujeres a la hora de utilizar este transporte público, tales como el acoso sexual y la inseguridad.

“En varios países estamos viendo, cada vez más, el ‘transporte solo para mujeres’ como una forma de mejorar la seguridad de las mismas en el transporte público. Diría que este es el enfoque equivocado, porque hace que las mujeres sean más invisibles. Las mujeres deben ser más visibles en el transporte público al reclamar su espacio como pasajeros, conductores, controladores, etc. Solo asegurándonos de que las mujeres sean vistas como una parte igualitaria del transporte público, podemos garantizar que la experiencia de las mujeres en el transporte público sigue siendo positivo”, aseguraba Nurhan Cetin, asistente de HASTUS –OnDemand (una solución para el transporte de personas discapacitadas), en declaraciones recogidas en la web de la UITP en el momento del lanzamiento de la campaña.

A continuación se detallan las nueve principales conclusiones del III Comité Sectorial de Movilidad y en este enlace se puede consultar el acta completa:

• Los Sistemas Integrados de Transporte Público Colectivo/Masivo son la columna vertebral de la movilidad sostenible del presente y del futuro. Debemos protegerlos, fomentarlos y evolucionarlos. Los nuevos sistemas de movilidad deben ayudar a complementar estos sistemas poniéndose al servicio de los mismos, para garantizar la eficiencia del transporte.

• Se recomienda la actualización de los Planes de Movilidad de las ciudades de la UCCI y la creación de ellos en las que no existan. Dicho Planes deberán ir enfocados al cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030 y la Nueva Agenda Urbana Mundial.

• En este sentido, las y los participantes se pronunciaron sobre la importancia de la meta 2 del ODS 11: “proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y todas, y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad”, que debe acompañar la gestión del transporte público primando la movilidad a escala humana y las políticas de género.

• Se deberían fortalecer las líneas de cooperación bi y multilateral entre las ciudades de la UCCI en materia de políticas de movilidad, aprovechando la metodología de la Cooperación Integral entre Territorios que desarrolla la UCCI.

• En general se aboga por el establecimiento de marcos jurídicos estables (Ley de Financiación) que comprometan a los distintos niveles de gobierno, con competencia en el transporte público, de manera que se garantice la subvención del transporte y el derecho a la movilidad.

• Existe una coincidencia general en los modos de transporte público con los que nuestras ciudades abordan las políticas de movilidad. Resulta de especial interés estar atentos a las innovaciones en materia de movilidad y acompañar esos nuevos procesos con la suficiente gestión del conocimiento para anticiparse a los cambios futuros.

• Se deberá trabajar por la institucionalización de las políticas de movilidad, construidas mediante el dialogo con todos los actores y fortaleciéndolas con un marco jurídico adecuado. Dichas políticas deberán continuar en la labor del rescate del espacio público, prevaleciendo los usos peatonales frente al automóvil privado.

• Incorporar a la academia en estos espacios de debate para construir conocimiento en la materia de movilidad urbana, favoreciendo que las políticas en esta materia se alimenten de la experiencia del mundo universitario.

• Finalmente se recomienda la implementación de mecanismos de auditoría técnica y social que permitan evaluar el transporte público en todas sus etapas y momentos. ANCI